Partes de la Ternera

Las partes de la ternera, ¿sabes realmente de dónde procede la pieza que estás comiendo?

Filetes de aguja, de tapa o de babilla, solomillo, redondo, morcillo… son piezas que estamos acostumbrados a comer casi de manera diaria puesto que la carne de ternera es una de las más consumidas en nuestro país. Sin embargo, ¿sabes qué parte estás comiendo en cada momento y cuál es la pieza ideal según el plato que quieras cocinar.

Piezas de categoría extra

  • Lomo alto (11): es una de las partes más apreciadas de la ternera pues se trata de una pieza de carne muy jugosa. Con esta parte podemos elaborar el roast-beef (en caso de que el corte vaya deshuesado) o sacar unos buenos chuletones para hacer a la plancha, a la brasa o a la parrilla.
  • Lomo bajo (15): se trata de la parte trasera del lomo. Se caracteriza por ser una carne muy jugosa y magra, lo que nos dará unos filetes muy tiernos. Los filetes que se encuentran entre las costillas son el apreciado entrecot, que incluye la parte grasa y que es ideal para hacer a la plancha o a la parrilla.
  • Solomillo (14): es la pieza de la ternera por excelencia, pues se trata de una carne extremadamente jugosa, tierna y sin apenas grasa. Es perfecta para su corte en medallones realizados a la plancha o asados al horno.

 

Piezas de categoría primera A

  • Tapilla (21): es una pieza muy tierna y con gran sabor. Es perfecta para hacer filetes a la plancha o rebozados. También puede emplearse para asar. En Sudamérica se le llama Picaña.
  • Babilla (18): es una pieza jugosa y tierna, ideal para sacar unos buenos filetes. Cadera (17): es la parte más alta de la pata trasera. Ésta presenta un corte jugoso sin apenas grasa, ideal para sacar unos filetes tiernos para la plancha.
  • Redondo (25): es una pieza con poca grasa y sin apenas nervios, más tierna y jugosa que la contra, por lo que nos resultará ideal para elaborar asados. También se emplea en mechados y en productos realizados con carne picada.
  • Contra (22): al ser una pieza sin apenas grasa puede resultar algo seca y menos tierna que las anteriores aunque con un potente sabor. Es buena para realizar filetes, filetes empanados o guisos.
  • Tapa (20): es una de las piezas más apreciadas para hacer filetes a la plancha o escalopes. Se trata de una carne muy magra pero no por ello menos sabrosa.

 

Piezas de categoría primera B

  • Rabillo de cadera (19): es una pieza similar al redondo y se puede cocinar como éste, pues es una parte de la cadera que tiene sebo a su alrededor y una zona central más tierna. También puede emplearse para hacer escalopines o carne picada.
  • Pez (7): una pieza ideal para asar o rellenar, pues presenta una forma alargada y resulta una carne muy tierna y jugosa.
  • Espaldilla (5): Se divide en dos partes: cantero y el cañón (conocida como “solomillo del carnicero”). Es una carne jugosa y grasa, ideal para guisar, realizar estofados o asar de una pieza.
  • Culata de contra (23): es una pieza tierna y muy jugosa que tiene bastante tejido tendinoso. Se emplea para guisar, para filetes o brochetas.
  • Brazuelo (9): es una carne bastante gelatinosa, pero presenta menos nervios que el morcillo o jarrete. Esta pieza es ideal para hacer caldos o guisos.
  • Aguja (4): una pieza muy empleada en la cocina por su versatilidad. Se trata de una carne tierna y jugosa, que se puede emplear para guisar, estofar, para filetes o carne picada.

 

Piezas de categoría segunda

  • Aleta (13): es una pieza algo más recia que requiere una cocción larga, por lo que su principal uso es la realización de guisos y es perfecta para rellenar porque es muy uniforme.
  • Llana (6): a pesar de ser una pieza muy fibrosa, es una carne de calidad. Se usa para realizar guisos como el ragú, el steak tartar o fondues.
  • Morcillo o jarrete (10 y 24): es una carne melosa, con mucha fibra. Se emplea especialmente en guisos y cocidos y caldos. Cuando se corta de forma transversal con el hueso, es el llamado “ossobuco”.

 

Piezas de categoría tercera

  • Rabo: a pesar de pertenecer a la tercera categoría es una parte muy apreciada para su empleo en guisos. Se trata de una carne bastante gelatinosa.
  • Pescuezo (2): es una pieza bastante seca por lo que se emplea para hacer carne picada o caldos.
  • Pecho (8): al ser una pieza con hueso y muchos tendones se emplea básicamente para caldos y sopas, pues no es una carne muy valorada.
  • Morrillo (3): una pieza muy jugosa empleada en guisos y cocidos.
  • Falda o vacío (16): es una carne muy sabrosa y gelatinosa, con bastantes nervios. Se emplea para hacer carne picada, rellenos, caldos y cocidos.
  • Costillar (12): las costillas de ternera, huesos que tienen parte de carne de la falda, son muy apreciadas en la cocina por su gran versatilidad. Pueden emplearse en barbacoas y asados de tipo churrasco y el apreciado Asado de Tira. También pueden realizarse asadas al horno.

 Como podéis ver la carne de ternera es muy versátil y se pueden realizar infinidad de elaboraciones con diversas piezas ¿Te animas a enviarnos tus recetas en comentarios?

Para mejorar la experiencia, usamos cookies. Si continúas navegando por nuestra web las aceptas.