receta Huevos rotos con sobrasada y miel

▷ Huevos rotos con sobrasada y miel

Esta receta de patatas con huevos fritos, sobrasada y miel es la indicada para comenzar o terminar espectacularmente un día, llena de energía y sabores que evocan el Mediterráneo, pero también América, y lo maravillosa que era la vida antes de que aparecieran las dietas y el conteo de calorías.

 

receta huevos rotos con sobrasada y miel

 

Ingredientes para preparar Huevos rotos con sobrasada y miel (para 4 personas)

No es un plato muy elaborado, pero más sabroso no puede ser. Los ingredientes son los siguientes:

  • 4 patatas medianas.
  • 4 huevos.
  • 100 gramos de sobrasada en rodajas gruesas.
  • Miel.
  • Aceite de girasol.
  • Sal. 

 

como se hacen huevos rotos con sobrasada

 

Cómo preparar Huevos rotos con sobrasada y miel, elaboración

La preparación de este plato no te llevará mucho tiempo, unos 20 minutos en total y casi todo se deberá al hecho de freir las patatas.

  1. Limpia y pela las patatas, luego córtalas en rodajas finas.
  2. Calienta abundante aceite en una sartén y cuando esté bien caliente agrega las patatas, déjalas hasta que se doren.
  3. Retira y coloca en un plato con papel secante, para absorber el exceso de aceite. Reserva.
  4. En el mismo aceite donde se hicieron las patatas fríe los huevos. Para hacer un buen huevo frito, recuerda echar primero la clara, reservar un momento la yema, y echarla cuando la clara ya haya cogido un poco de color.
  5. Coloca en un plato las patatas, encima los huevos y salpimienta al gusto.
  6. Corta la sobrasada en trozos y coloca encima de los huevos. Por último, rocía con miel, también a tu gusto.

Prepara esta receta patatas con huevos fritos, sobrasada y miel, a la que también puedes incorporar otro ingrediente dietéticamente incorrecto, como bacón frito, o puedes atenuar el sentimiento de culpa acompañando este delicioso plato con una ensalada fresca y rebanadas de pan integral.

Un poco de historia de la sobrasada y la patata

Hay en esta receta dos ingredientes que interactúan con los huevos y la miel, y que arrastran una larga tradición, como son las patatas y la sobrasada, y ambos tienen en común el siglo en que se hicieron presentes en España.

La patata está tan compenetrada con cocinas europeas tan distintas como la rusa, la alemana, la irlandesa o la española, que es difícil imaginar que antes del siglo XVI este tubérculo andino no existía en ninguna cultura europea, por razones obvias.

La patata tiene una larga historia antes de su llegada a Europa. Se cree que habría sido domesticada en la región del Puno, en el sur de los Andes peruanos, hace unos diez mil años, y permaneció casi exclusivamente en esta región hasta su encuentro con los europeos.

Otra curiosidad es que, aunque la planta se conocía desde el siglo XVI, el tubérculo no se empezó a comer hasta dos siglos después, pero eso sí, desde entonces se volvió imprescindible.

La sobrasada, por su parte, es un embutido de carne de cerdo que forma parte de la tradición culinaria de las islas Baleares. El cerdo es condimentado con sal, pimienta negra, embutido en tripa y puesto a madurar.

La sobrasada tendría su origen en Sicilia, donde la técnica de preparación con carne de cerdo picada era conocida como sopressa, y de allí habría pasado a la península ibérica, gracias al comercio y al dominio de Aragón sobre esta isla italiana.

En la península llegó a Valencia, y de allí pasó a Mallorca durante el siglo XVI. En las Baleares, la técnica de la sobrasada se fue refinando, y desde 1996 lleva el sello de Indicación Geográfica, otorgado por la Unión Europea.

Y ahora, cinco siglos después, ambos ingredientes se encuentran en esta receta patatas con huevos fritos, sobrasada y miel.

Cárnicas Ismael, distribuidor de carne para restaurantes y hoteles os propone cada semana recetas elaboradas, ricas y sencillas de hacer, tanto con carne como sin ella.

Para mejorar la experiencia, usamos cookies. Si continúas navegando por nuestra web las aceptas.