Redondo de cerdo asado con puré de patata

Redondo de cerdo asado con puré de patata

El redondo de cerdo o rotí, es una carne magra y muy jugosa, especialmente deliciosa en guisos y asados. Normalmente la encontramos en la carnicería metida en una red, pero también podemos preparar nuestro propio redondo comprando, por ejemplo, una pieza de carne magra de chuleta de cerdo deshuesada y enrollándola en una red.

Esta receta puede acompañarse con cualquier guarnición, en este caso la vamos a acompañar con unas verduras y un puré de patata.

INGREDIENTES (4 p.)

  • 1 redondo de cerdo
  • Sal y pimienta
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharadas de vino blanco
  • 3 dientes de ajo
  • 2 horas de laurel
  • Tomillo y romero
  • ½ cuchara de pimentón dulce
  • 2 tomates

Para el puré de patatas

  • 3 patatas
  • 1 huevo
  • Leche
  • Pimienta molida
  • Sal
  • Nuez moscada
  • Aceite de oliva virgen extra

ELABORACIÓN

En primer lugar, vamos a preparar el redondo. Como decíamos anteriormente podemos comprar éste preparado en la carnicería (metido ya en la red) o prepararlo en casa.

Ponemos el redondo en un bol grande y salpimentamos. Picamos el ajo y lo machacamos bien en un mortero.

A continuación, añadimos el ajo triturado, el laurel, el tomillo, el romero y el pimentó dulce al bol con el redondo y regamos la carne con un chorrito de aceite de oliva y el vino blanco.

Mezclamos todo bien y lo dejamos macerar unas horas (mínimo 4 horas), aunque lo mejor es dejarlo una noche entera para que coja bien el sabor del macerado.

Precalentamos el horno a 180º. En una bandeja para hornear, colocamos el redondo y lo regamos por encima con las especias en las que ha estado macerando. Introducimos en el horno durante una hora a 180º.

Mientras la carne está horneándose, vamos a preparar el puré de patatas.

Pelamos las patatas, las lavamos bien y las cortamos en trozos grandes.

A continuación, ponemos una olla con bastante agua a hervir y añadimos una pizca de sal. Hervimos las patatas durante 10-15 minutos (para saber si están hechas las podemos ir pinchando con un tenedor. El tiempo de cocción dependerá del tamaño de las mismas).

Una vez cocidas, las escurrimos y las introducimos de nuevo en la cazuela a fuego lento. Poco a poco las vamos aplastando con una espátula o un tenedor. Añadimos un vaso de leche caliente, una pizca de pimienta molida, nuez moscada, un poco de sal, un chorro de aceite y un huevo y vamos removiendo todo bien con una cuchara de madera.

Poco a poco la salsa se irá espesando. Comprobamos si está a nuestro gusto de sal y si no podemos rectificar.

Sacamos el redondo del horno, le quitamos la red y lo ponemos en una fuente junto con el puré de patatas. Para servir, hacemos filetes de un centímetro de grosor y los ponemos en un plato individual, junto con un poco de puré de patatas y unas rodajas de tomate ¡Te chuparás los dedos! 😋

Para mejorar la experiencia, usamos cookies. Si continúas navegando por nuestra web las aceptas.