como hacer carne a la piedra

▷ Carne a la piedra

Quién no se ha tomado un plato de carne a la piedra en un restaurante, o lo ha visto en la mesa de al lado, humeando y chisporroteando. Es un plato suculento que tiene una ventaja respecto a casi cualquier otro plato que se sirva en una mesa, y es que el punto de la carne lo eliges tú, no valen excusas de yo lol quería más pasado o lo quería más crudo, aquí tú lo pones en la piedra caliente y la pieza de carne se hace delante de ti.

Te vamos a dar unos consejos tanto de qué tipo de carne para hacer a la piedra es mejor, o cuando echar la sal, tipo de sal para la carne a la piedra, etc...

 

tipo de carne para hacer a la piedra

 

Tipo de carne para hacer a la piedra

Casi cualquier carne que puedas hacer a la plancha te sirve para hacer a la piedra, pero claro, no es plan de hacerse una cinta de lomo o un filete de ternera fino, la piedra es para otro tipo de carne más jugosa, con más cuerpo y con más grosor.

Carne de Buey para hacer a la piedra

La número 1 sin duda es la carne de buey, pero cuidado con lo que os venden, no todo lo que se dice que es buey lo es. La carne de buey para hacer a la piedra es perfecta pues reúne todos los requisitos: sabor excepcional, grosor, textura...

Lo ideal es comprar un buen trozo de carne de lomo o chuletón de buey, y cortarlo en medallones, o "rebanadas" gruesas, de entre 1 y 2 centímetros de grosor para luego hacerlos en la piedra.

Carne de Vaca madurada para hacer a la piedra

Después del buey, te aconsejamos comprar carne de vaca madurada en tu carnicería de confianza. Esta carne es algo más económica que el buey, bastante más fácil de encontrar en carnicerías, y con unas características muy similares, por lo que consideramos la carne de vaca maduradad para la piedra como una opción fantástica.

Del mismo modo, la mejor manera de prepararla será comprar un buen trozo de carne de lomo o chuletón de vaca, y presentarlo en la mesa en una bandeja cortado ya en medallones de entre 1 y 2 centímetros de grosor.. 

Carne de Angus para hacer a la piedra

Otra alternativa fantástica para el amante de la carne es el tipo Angus, que también encaja perfectamente en las características de qué tipo de carne para hacer a la piedra es mejor.

La preparación sería igual que los anteriores tipos de carne, y si quieres más información, pincha en el siguiente enlace sobre como cocinar carne angus

 

como hacer carne a la piedra

 

Cómo hacer carne a la piedra, consejos

Qué tipo de piedra es mejor para hacer carne a la piedra en casa

Existen diversos materiales y formas de funcionar de las piedras para hacer carne en casa.

Hay piedras de granito, de mármol, volcánicas, y piedras o planchas de un material sintético que se asemeja a la piedra natural.

Os vamos a dar un consejo importante, y va enfocado más a la manera de calentar la piedra o plancha que al material en sí de la piedra. Si adquieres una piedra volcánica o de mármol natural vas a tener que calentarla o bien en el horno durante un buen rato, y llevarlo a la mesa, lo cual hace que la piedra aguante verdaderamente caliente unos minutos, o mediante calentadores de alcohol, los cuales actúan de ayudantes a conservar la temperatura, por lo que en ningún caso van a calentar la piedra desde cero.

Ante estas 2 situaciones que en un restaurante son cotidianas, recomendamos la mejor opción de piedra para hacer carne en casa a las planchas eléctricas, las hay con un acabado muy similar a las piedras, y tienen la ventaja de que las enchufas en la mesa, adquieren la temperatura muy rápido, la mantienen todo el tiempo que quieras y no se corre riesgo con materiales inflamables como el alcohol. 

Cuándo echar la carne en la piedra

El momento de echar la carne en la piedra o plancha es siempre cuando se ha alcanzado la temperatura de régimen de la plancha, si es eléctrica, o inmediatamente que se ponga en la mesa si es una piedra calentada en horno.

¿Cómo podemos saber que la temperatura es la correcta? Pues aquí van 2 consejos en 1, para que la carne se haga perfectamente es imprescindible echar un trozo de grasa de la misma carne, cuanto más grande mejor, y esparcirlo por toda la superficie de la piedra, así la carne cogerá más sabor y no se pegará a la superficie.

Pues bien, si echamos este trozo de grasa en la piedra y empieza a burbujear y humear, ése es el momento de echar la carne, no hay que echarla nunca antes, con la plancha fría, ya que la carne se asaría y no alcanzaría los niveles de sabor que queremos en una piedra. 

Cuántas veces se da la vuelta a la carne en la piedra

Para la correcta distribución de los jugos, siempre se recomienda posar la carne sólamente una vez por cada cara en la plancha o piedra, o lo que es lo mismo, sólo dar la vuelta a la carne en la piedra una vez. Hay quien prefiere darle varias vueltas, porque así va haciendo la carne más a su gusto, pero os recomendamos practicar un poco para que al echar la carne sepamos el tiempo que tiene que estar por ese lado para que al darle la vuelta, la siguiente vez que toquemos el trozo de carne sea para llevarlo directamente a nuestro plato.

Cuándo se echa la sal al hacer carne a la piedra

Aquí tenemos 2 posturas enfrentadas, por lo que os las explicamos y os decimos cuál preferimos nosotros y porqué, y sólo tú decides.

La opción que defendemos nosotros es echar la sal justo después de darle la vuelta, ya que no vamos a darle más veces la vuelta, es el momento de echar una cantidad generosa de sal sobre nuestra pieza de carne, de modo que la sal con el calor va a dejar sabor en la pieza dejándola aún más sabrosa y gustosa.

La otra opción que tiene sus defensores, es echar la sal cuando tenemos la pieza ya en el plato, justo nada más sacar la pieza de la piedra. El tema es que esta opción defiende echar la sal siempre que la carne se esté enfriando, ya que por un proceso químico es el momento ideal para que interactúen carne y sal.

Os aconsejamos probar las 2 opciones y elegir cuál os resulta más óptima.

Tipo de sal para hacer carne a la piedra

Como último consejo, os indicamos los tipos de sal que existen y cuál preferimos nosotros. Para carne hay 2 tipos básicamente de sal, fina y gruesa, y dentro de esta última encontramos diferentes tipos como gruesa en dados, en escamas, perlas... También tenemos sales diferentes por su origen, como la del Himalaya...

Nosotros no nos metemos en tantas categorías, simplemente os recomendamos sal gruesa en escamas, ya que se adhiere mejor a la superficie de la carne, la impregna de su sabor y desparece de la textura del bocado final, si es sal gruesa sin más podemos encontrar restos al masticar que no son precisamente agradables, y desaconsejamos la sal fina para cualquier tipo de carne de estos niveles.

En Cárnicas Ismael, mayorista cárnico, te recomendamos dietas equilibradas como la mediterránea, la mejor del mundo. Contacta con nosotros para cualquier duda o para conocer nuestro catálogo y precios.😋

Tags: ,

Para mejorar la experiencia, usamos cookies. Si continúas navegando por nuestra web las aceptas.